domingo, 24 de junio de 2012

Amigo solitario


Te regalo mi cadencia, amigo solitario, he vuelto a enamorarme por primera vez, he vuelto a descubrir placeres ocultos, caricias que relajan corazones.
Tengo inmensas ganas de viento, regocijado en tu pelo, en tu ropa y en tu risa. Mientras tanto algo hay que pueda contarte bajito al oído. Mientras tanto mis manos son parte de tu piel. Y tus letras, muy cerca del sol, asoman bajo tus nebulosos ojos, incitan mi sosiego con locura; anestesian todo el daño de mi conciencia.
Con quién hablo, amigo solitario. A quién susurro mi desvarío.
Ahora tengo el pecho abierto, puedes ver mi interior, puedes hurgar si te place en lo más profundo de mi estrecha opinión, y además reír, porque no hay dolor... porque no hay dolor. 
Te regalo mi cadencia, amigo, aunque debes saber que puede quebrarse, como yo también sé que debo reconstruirla si así es, y cuando al terminar vuelva el movimiento, me pondré contento a razón de la armonía, sin cuestión a viva voz y más aún sin afonía.
Son momentos, me dijiste. Son certeros herradores de caballos que soportan el peso del jinete, la gravedad, el estigma de la realidad. Son instantes, nada más.
A quién miro, amigo solitario. A quién contemplo ensimismado.
Tengo que limpiar el espejo, evitar su rotura al mismo tiempo, ser yo mismo y poco más, poco más que ráfagas de algo interior. Y cuando toque tus dedos sentiré tener dos vidas; partidas, molidas. Sentiré que sobra todo y no falta nada, enmendaré sobre todo el acto humilde de no saber cómo.
Y después, con aires de libertad buscaré las areolas en sus senos para curar mi herida lamiendo y lamiendo, para volver a verte de nuevo, para tirar del yugo contrapuesto.
Esperarás mi ausencia, amigo solitario. Esperaré el declive de mi ignorancia.











(La imagen no es de mi autoría)


14 comentarios:

  1. Tengo la impresión de que tus textos ganan en profundidad, tienes frases perfectas. Son destellos de tu evolución.
    Me encanta como estás desarrollandote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!!!!!! Luna, espero que la evolución sea algo constante, ojalá sea así. Me alegra saber que estás ahí detrás. BESOS

      Eliminar
  2. Me ha tocado hondo este relato, Luis. Es muy bonito y profundo, lleno de emociones. Preciosas palabras para expresar un sentimiento. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Aurora. Me alegra que hayas visto ese lado positivo del espejo, que al fin y al cabo es lo que refleja a fuerza de brillo y es lo que quería transmitir.
      Besos

      Eliminar
  3. Bueno Luis, no quiero pecar de instructor o maestro o guía, pero vas alcanzando un nivel en tus letras, una evolución que estoy seguro la notas.

    Este texto lo demuestra, lo importante es seguir trabajando y creer que siempre se puede hacer mejor, releer mucho, hasta que las pestañas no puedan más.


    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, hasta que no puedan más, Cielo.
      Espero siempre tus críticas, que son de grandísima ayuda, compañero.

      Otro abrazo

      Eliminar
  4. Yo lo que creo es que te has enamorado ... jajajajaj y ese estado maravilloso te tiene super mega inspirado, porque estos últimos textos tuyos, en especial todos los de este blog... uffffff vamos que estoy segura jajajaja.
    Besazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajajaaaaa... no sé si debo decir que sí o que no, lo que sí voy a decirte es que me gustaron esos besazos tuyos, Maite. OTROS CUANTOS PARA TI!

      Eliminar
  5. Yo pienso que hablas del mejor amigo que tenemos, o sea, de nosotros mismos:) Aunque a veces, ese amigo-tú, contra ti se vuelve...

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. En efecto, Trini. Ese otro lado del espejo, esa realidad paralela, o quizá eso que nos queda por hacer, o tal vez aquello que pudimos hacer al revés, o no.
    Todo se puede volver en tu contra, tú lo has dicho, incluso nosotros mismos.
    BESOS, poetisa

    ResponderEliminar
  7. Limpia el espejo y verás que ella está ahí detrás de él, acariciando tus mejillas, tocando tu pelo, besando tu labios...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Gracias por tu comentario, María... me hace reflexionar. A veces también pasa que aunque limpio, el cristal se empaña.
    Cada estrella es otro sol, cada hombre un soldador uniendo las partes rotas del gran espejo interior. "Miguel Abuelo"

    Otro beso

    ResponderEliminar
  9. Pero bueeeeeno, qué bonito!! para recitarlo en voz alta... tiene musicalidad.
    Aquí hay poesía en cada palabra.
    Ese amigo, cuídalo, cuídate.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mariose, lo cuidaré tanto como me permita.
      Un beso

      Eliminar