jueves, 30 de agosto de 2012

Algodonado





 
 
 
 
 
 
 
 
 
Cuando el barrio de la Judería

recuerde tu sombra

aliviando piedras de la Catedral,

mis ojos serán naranjas maduras

tras la escarcha de la espera,

y mi alma hoja que mulle tu paso,

fuente que canta a tu oído;

multitud de besos,

gotas de lluvia en tu pelo.

 

Cuando dejes que toque tus dedos

una vez tan solo,

estaré inspirao mientras viva

y la consciencia sea mi suerte.

Tierna… Suave…

Caricia que despierta el ánimo,

duro… Ardiente…

La bestia, que tu voz amansa

y tu perfume silencioso duerme.

 

Eres luz corpórea rodeá de insectos

que insaciables quieren tu sangre.

Yo quiero vino, no te veo,

pa evadirme y alcanzarte,

eterno amor… Eterna ilusión.

Yo pienso: son callejas, se estrechan

hasta que tu hombro desnudo,

turgente y límpido, lívido,

sobrecoja mi piel al contacto.

 

 

Algodonado el pensamiento

ya pudiera morir así,

después de una noche contigo,

soñando que sigo vivo.

 

 

 
 
 
 
 
 
 
(Las fotografías no las hice yo, pero bien pudiera un día de estos)
 
 
 
 

12 comentarios:

  1. Tan sutil como una caricia y tan dulce como el tacto del algodon, así percibo yo este encantador poema.
    Besossssssssss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil y una gracias, Ohma, que gusto tenerte de compañera de viaje.
      Más besos!!

      Eliminar
  2. Precioso, Luis.
    Además, mi imaginación ha ido más allá, sin haber escuchado nunca tu voz, te lo he oido recitar con ese deje andaluz, haciéndolo todavía más sentimental.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joer, Aurora... nunca me gustó mi voz, quizá ese sea un buen motivo para escribir, jajajjaja.
      Abrazo!!

      Eliminar
  3. ¡¡¡Hey, peque!! ¡¡qué rebuena!! De lo mejor que te leí. Quítome el sombrero, pardiez!!! O..O

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ponte el sombrero porfa!! que me sonrojo y engordo!! jajajajaj.
      Besos, Hulnísima

      Eliminar
  4. Suaves y algodonados tus versos, donde los sentimentos lo inundan todo como el aroma de las flores una noche de verano.
    Me ha gustado tu blog, volveré por aquí.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. José Manuel, un placer este paso tuyo por esta carretera secundaria. Bienvenido, vuelve cuando quieras. Gracias.
      Otro abrazo, por supuesto

      Eliminar
  5. Son unos versos dignos de esas imágenes!! que cosa más linda de lugar... un día de estos voy pallá.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sentirá Córdoba tu presencia, Maite.
      Besos hasta Sevilla

      Eliminar