miércoles, 18 de noviembre de 2015

Mi Abuela Carmela

Ya nunca te diré cómo estás
ya nunca pasaré por tu puerta
y pensaré en entrar.
Ya no puedo darte dos besos
los últimos fueron los más bonitos
cuando no quisiste soltarme la mano.
Te quiero mucho abuela te quiero
y al abuelo
que llevo su nombre y su imagen recuerdo
sé que dijiste que ahora irías con él de nuevo
como cuando yo no existía y tus hijos eran niños.

No hay sitio para comer contigo
no volveré a decirte que tus patatas y huevos
eran las mejores de cuantas comí en mi vida.
Ya se ha apagado la tele y tus ojos y tu sonrisa
la que hasta el último día tuviste.
Siempre con ánimo de hablar
siempre asomada en la vida con las palabras.

Entre tanto algún lamento y te decía que aún
quedaba mucho para eso, para irte.
Y te fuiste de verdad, manteniendo tu entereza.
Abuela Carmela.


A todos nos tenías contigo, rodeaba estabas
con tus fotos y el sosiego allá abajo en tu casita
tantos años trabajando y al final no queda nada
más que huesos algún tiempo
y el cariño en la memoria como este que te escribo
cariño por amor
y una sensación eterna en el pensamiento
nostalgia, llanto y orgullo, alegría.

10 comentarios:

  1. Me ha emocionado. Es bellísimo. Puro amor.
    "Nostalgia, llanto, orgullo, alegría"... Maravilloso.
    Mis condolencias.

    Un fuerte abrazo :)

    ResponderEliminar
  2. Palabras sacadas del puro sentimiento, sincenras y fuertes, un abrazo compañero.

    ResponderEliminar
  3. Emana amor, y del bueno, amigo Luis. Como una vez te dije y siento... mueren ellos y nacen en nosotros... y mientras les recordemos seguirán vivos.
    Siento mucho tu dolor, Luis. Lo siento.
    Un abrazo y mucho ánimo,

    ResponderEliminar
  4. Esa sensación siempre será eterna Luis

    recibe un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. He entrado por primera vez en tu blog y me he topado con estas líneas tan hermosas. Por desgracia, yo sólo conocí a dos de mis cuatro abuelos. Y noto que cada vez que muere un abuelo es como si se enterrase un pedacito de historia; aunque no muere, permanece vivo a través de su legado. Hace unos días leí que ya sólo queda viva una persona nacida antes de 1900, una mujer italiana nacida en 1899. Nuestros mayores son nuestro mayor tesoro. Un abrazo, y nos vemos en Ríos de Tinta.

    ResponderEliminar
  6. Nos vemos en el río. Muchas gracias por esta visita.

    ResponderEliminar