martes, 29 de mayo de 2012

El gigante ilusorio








Esta es la historia de una tristeza gigante y de una pequeña felicidad.

El gigante lloraba y sus lágrimas fueron encerradas en el tártaro,
para así no inundar el mundo, para no ahogar penas o alegrías.
El gigante creía en el amor eterno… y en la muerte.
Confió en ella y murió; su mayor defecto fueron sus virtudes,
su mayor virtud, el amor que regaló, sus palabras y sus caricias.

La pequeña diosa lo miraba desde ningún sitio, lo enamoraba;
le ofrecía su carisma, su confianza y sabiduría.
Para ella, las huellas del gigante eran estrellas en el suelo,
y éstas durarían años luz hasta borrarse en el infinito.
Su defecto, ser feliz sin pretenderlo.

La pequeña diosa, sonriente y dichosa,
trepó por las rodillas del gigante y las hizo temblar.
Después se guareció bajo sus atributos sexuales…
y bailó bajo la lluvia, cantó, gozó y escaló hasta el corazón.
Allí se quedó dormida, enardeciendo latidos tristes,

enrojeciendo aquel órgano negro,
extasiando la respiración del gigante,
otorgándole felicidad. Pero la vida es corta
y todo pasa, todo termina.
Grande o pequeña, la finalidad del ser es no ser.


El fin llegó una tarde como ésta, a pocas horas del viaje.
El fin no era su único amigo, era su último enemigo.
La pequeña diosa subió hasta el pensamiento del gigante;
desde allí se arrojó al mar, convertida en larva.
Y quizá la vida tomara un nuevo rumbo desde entonces.

Él, agonizando sin poder llorar,
traicionó a Zeus Crónida asestándole una puñalada.
De madrugada, un avión sobrevolaba la ciudad;
las lágrimas del gigante cayeron tras el vuelo
y la lluvia visitó parajes vírgenes y desiertos.

Atenea se hizo cargo del cuerpo del gigante,
de su tristeza y de su llanto.
La felicidad habló de justos, de bardos,
de tiempos pasados y remotos,
de campos ricos y frutos dulces.

Lo cierto es que la pequeña diosa es real
y el gran gigante es ficticio.
Lo incierto es qué pasará mañana,
qué ocurrirá si jamás empieza esta historia,
si todo es nada y nos quedamos con las ganas.





...la historia de una felicidad gigante y de una pequeña tristeza.
Porque todo es efímero y tiene valores relativos al tiempo.
Por eso, hay que quedarse con lo bueno mientras se pueda.








(La imagen no es de mi autoría)



11 comentarios:

  1. Triste cuento mitológico pero muy bonito!

    ResponderEliminar
  2. Es una historia preciosa y ricamente adornada con las palabras usadas. Y tienes razón en lo de "quedarse con lo bueno", aunque resulta difícil porque no solemos ser conscientes. O al menos a mí pasa. (¿rara avis?)
    Un abrazo, compañero.

    ResponderEliminar
  3. Esta historia me ha recordado a una frase que me gusta mucho y es: "la vida no se mide por las veces que respiramos sino por los momentos que nos dejan sin aliento". Hay que recordar lo bueno, para creer y seguir adelante y solo así daremos pasos de gigante.

    ResponderEliminar
  4. Interesante Huésped
    una historia muy lograda y con un final abierto
    que siempre el lector agradece.

    Enhorabuena
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Pues,sí,comparto lo expresado por los anteriores lectores,te expresas en un lenguaje rico,pero además, tus poemas tienen profundidad y espesura.

    ResponderEliminar
  6. Mil gracias gigantes y un pequeño abrazo a todos!!!(pequeño por ser feliz).

    Da gusto tener amigos como vosotros y recibir vuestras palabras.

    ResponderEliminar
  7. Me gusta mucho tu cuento, con esa mezcla mitológica y metafórica; pero me gustan más aún esas "perlas" que sueltas de vez en vez,a modo de frase, en las que me obligas a frenar y reflexionar,amigo.
    Un abrazo, Luis.

    ResponderEliminar
  8. Otro abrazo, Castelo, amigo... gracias.

    ResponderEliminar
  9. la diosa, tan pequeña, acaso por serlo, continuó, larva, donando vida. El gigante, tan grande, en agua se deshizo y se entregó a la muerte.
    Cada uno vivió su momento feliz, como los dioses, como los hombres.

    Me ha gustado mucho este poema. Tiene fuerza

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. El tiempo de los "dioses" de la mitología
    tan llena de metáforas a veces indescifrables,
    Escrito con una profundidad que atrae la
    concentración para envolverse en la lectura.
    Un aplauso a tu talento mi querido amigo.

    Me tendrás por aqui siempre... un beso :)

    ResponderEliminar
  11. Gracias, Trini, Solina. Es un orgullo para mí que paséis, que os quedéis, que opinéis...

    BESOS!!!!!!!!!

    ResponderEliminar