domingo, 8 de julio de 2012

Sobre un acantilado






Cuándo escribiré sobre un acantilado
para que vuelen las letras
y abran tus alas.
Impávidas acariciarán tus sueños
esparcidos por el aire, flotando.

Cómo resistiré mientras tanto
el paso del tiempo
implacable y pretérito.

Y yo que quiero mecer en otoño
tus primaveras ávidas
al arrullo de mis atavismos
lánguidos y pobres.

Cuánto silencio hay entre líneas
si escucho tus risas joviales
y tu mueca risueña
estremece mi alma.

¡Qué he de hacer!
¿Cuándo escribiré sobre un acantilado?

10 comentarios:

  1. Cuánta ternura encuentro en estos versos! Estoy segura de que este poema encontrará ese acantilado. Precioso, Luis. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Aurora. Espero también, que si encuentra ese acantilado se dé bien el vuelo. Otro abrazo!!!

      Eliminar
  2. ¡Que bien te han sentado las vacaciones!!! uffff te superas cada día con los poemas Luisillo y ya es decir...
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que me han sentado bien, Maite, volvería otra vez a la costa encantado.
      Gracias, mujer, te mando besos y rebesos

      Eliminar
  3. Yo te puedo responder: pronto. Las personas grandes como tú pronto logran su objetivo.
    Pronto localizarás el acantilado.
    Me ha encantado.
    Un abrazo desde la playa de ese acantilado, donde ya comienzo a vislumbrar tu silueta recortada en el cielo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joer, Joaquin... gracias por esas palabras. Te mando otro abrazo, amigo, aéreo y en buena dirección. :)

      Eliminar
  4. Luis, si puedes imaginar estos versos, cómo no puedes imaginarte escribiéndolos, sintiéndolos, sobre un acantilado?
    Imagina y dales vuelo.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  5. Así será, Trini, volarán sobre ese acantilado, metáfora o realidad, imaginación o búsqueda y encuentro.
    Gracias por tus palabras y por tus abrazos, a los que correspondo.

    ResponderEliminar
  6. Ya lo estás haciendo Luis, ¿no te has dado cuenta? desde estos versos tan tiernos, estás dejando tu huella en esos acantilados, y los llenas de magia y de arte con tus palabras.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, María, y mil besos también. :)

      Eliminar