martes, 2 de octubre de 2012

Brisa pasajera





He querido, esta tarde cambiante y algo aturdida para mí, compartir con todos mis compañeros de letras y blogs, además de con quien guste pasar, esta prosa escrita hace unos años para una mujer que conocí y a la que ya he dejado de conocer. Capricho de los que escribimos es poner título para así enmarcar lo creado. De todos modos parece ser una norma en esto de los bloggers. A veces no es necesario. En este caso, por ejemplo, yo tengo guardadas estas letras con el título de “tus ojitos”. Junto con alguna prenda que me regaló y que todavía aguanta el placaje de los años, estas letras son un recuerdo material de aquel momento. Ahora les he cambiado el título, ya que es improcedente. También quiero añadir unos versos, los improviso justo ahora. Apoyo con firmeza la magia del directo, como en los buenos conciertos.  La mitad de lo que pongo en este blog es en directo, como los siguientes versos (me encuentro un poco cansado, lo confieso, como también confieso que esto que vais a leer todavía no lo he escrito):



Una mano sincera
es lo que añoro,
pero descubro mi tacto
insensible al pasado hundido.
Una humilde sombra
es lo que quisiera ver
desde la ventana
bajo la luz que alumbra el soportal.

Sería una silueta femenina
con un alma a prueba de fantasmas.
Sería mi gloria pero sólo
soy un cadáver venidero.
Y ante tal abrupta reflexión
me queda escribir un verso:
no soy nadie sin ti, seas quien quiera que seas.





BRISA PASAJERA

  

          Hay una nube que cubre la urbe, tus ojitos miran al otro lado, como la lumbre derriten lo helado y pestañean… un ratito no me miran y luego vuelan libres.

          Parpadean, anuncian serenidad, fijación por este tiempo que les deja brillar. Son bonitos, cargados de naturalidad, volcados en la espontaneidad, tus ojitos… tus ojitos.

          Se sostiene tu mirada en el encanto, en la magia de un sueño que resplandece. También en la tormenta, afligiendo la oscuridad con su luz de relámpago.

          Sinceros son tus ojitos, lagrimean como fina lluvia, colorean con su iris y su mirar la brisa pasajera, esa que puede hacer sollozar, aunque sea suave, aunque sea leve, aunque breve… escuece.

          Tus ojitos han nacido… mis sentidos, renacidos.

38 comentarios:

  1. Joer Luigi, qué delicado poema... Estás de un señorial últimamente, que hay que pasar de puntillas por aquí para no tirar las letras al pasar.

    :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puedes tirar lo que quieras, Ana, no importa. Sí que me importa verte por aquí, me gusta. Un beso desde este lado, desde estos comentarios que hacemos en nuestros blogs.

      Eliminar
    2. Qué sería de nosotros y nuestros blogs sin éstos comentarios, eh?

      Eliminar
  2. Madre mía... opino que igual que Ana... ¡por favor que elegancia!, también quiero decirte que los versos improvisados me gustan mucho más!!.
    Besos poeta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Maite. Se intenta ser elegante, pero en el fondo es lo de menos. Los versos improvisados, esos sí que son valiosos. Yo sólo los hago por escrito, con la voz es mucho más difícil porque no se está solo y es más complicado encontrarlos porque te distraes. Es la verdad. Pero hay momentos, por supuesto.
      Besos para ti también

      Eliminar
  3. Un pasado mucho más alegre que el presente es lo que deduzco, para mi es un contraste uno del otro, pero eres muy inteligente, Luís, y en el primero acabas abriéndote a la esperanza con el último verso que te sale disparado como un grito.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, Ohma, antes de nada un millón de gracias por pasar. Hoy estoy algo fatigado, pero te prometo que mañana estaré al ciento por ciento. He transmitido entonces el lado más oscuro de mi estado solitario, sin pareja estable. Pero sólo es un ratito de nostalgia, por lo demás, siendo sincero, estoy agusto con esta dosis desmedida de libertad. Reitero que esta noche echo de menos un cuerpo de mujer. Gracias por tus palabras, y gracias por entender y explicar ese último verso.
      Besos

      Eliminar
  4. Versos que hablan de dos fases de tu vida: el ayer y la improvisación del ahora. Ambos destilan ternura y uniéndome a mis compañeras, elegancia a rabiar.
    Besos, Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Besos, Ana. Así es, dos momentos concretos, sólo eso. Muchas gracias por dejar tu comentario, y sobre todo por leer

      Eliminar
  5. tu prosa me dejado mucha ternura en los labios
    de tu poema la incertidumbre provoca
    aunque la voz hablante directamente se da por acabado antes de que empiece
    cadáver venidero, es una imagen de derrota

    en todo caso ambos trabajos tienen mérito y duende
    felicitaciones Luis


    abrazos y buena semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Lichazul. No se da por acabado, pero sí que mira a lo lejos con sinceridad.
      Abrazos también para ti y muy buena semana

      Eliminar
  6. Dos momentos de tu vida de los que surgieron la voz de los sentimientos, cada uno en su estilo. Me gustan ambos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo José Manuel, gracias por pasar y leer. Me alegra que te gusten.

      Eliminar
  7. Hola Luis; aquí hay un contrapunto, verso y prosa, dos tiempos, dos sensaciones, dos estados de ánimo, pasado y presente o presente y pasado, da lo mismo.
    La magia de tu directo es eso: escribir a corazón abierto en un momento dado y sin aditivos ni artificios. Por eso estos versos son algo desgarrados pero ¡ojo!, solo del momento que se escribieron. Como tú bien dices seguro que al día siguiente afloran otras sensaciones más positivas y eso es bueno que sea así, Luis.
    La "brisa pasajera" (en principio "tus ojitos"), nos enseñan a un Luis pillado totalmente, enamorado, ea! y creo que necesita poco más análisis.
    Me quedo con el último verso porque es el más verdadero, el más sincero pero no solo para ti, Luis. También para todos aquellos que hemos pasado por ese momento de soledad que no queremos.

    En esta entrada hay situaciones, momentos marcados, al uno y otro lado de la vida, tu vida. Y eso siempre merece un respeto.

    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Mos, por adentrarte en estas letras de ayer y "hoyayer". Así fue, enamorado, como pocas veces, atontado, más bien. Es algo que pudiera dar para escribir mucho, ciencia a parte. ¿Es posible sentir de nuevo el amor con la fuerza con la que se sintió? Creo que sí pero hace falta un margen de tiempo, según sean las personas, será más tiempo o menos. Mi confianza se cuece a fuego lento cuando de una relación constante se trata, ya sea amor o amistad. Mientras se cuece pueden pasar muchas cosas, la olla puede volcarse, el contenido puede ser sustraído... a día de hoy creo en el amor a mi niña, a mis amigos, a mi familia... no sé en qué más creer. Amor propio también, y a la vida en sí. Amor a la suerte y a la salud. Con respecto al más conocido como amor de pareja, quizá esté algo confundido, o tal vez todavía no lo he conocido y mentí, me mintieron también. Son ya algunos tropiezos. Sí sé que en estos momentos soy feliz, muy feliz.
      Esto de los bloggers empezó como un diario y parece que así sigue funcionando... Espero no convertir este post en un culebrón.
      Mos, lo dicho, gracias, un abrazo hasta tu orilla.

      Eliminar
  8. Ay, esos ojitos que se nos clavan como alfileres a veces en nuestra mirada y, las más, en el corazón.
    Si yo no fuera ambliope... ;)
    Poético el texto y preciosos los versos.
    Genial.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Joaki, un abrazo a ti también. Se nos clavan esos alfileres, y algunas espinas también. Perdón por la tristeza, a ver si la próxima escribo algo de humor pa despejarme...

      Eliminar
  9. Unos versos delicados, sensibles, dulces, una delicia leerlos, gracias por compartirlos.

    Una mirada cálida que hace sentir el abrazo de los sentimientos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por pasar, María.
      Te correspondo con el beso

      Eliminar
  10. "el placaje de los años". Cuando nuestras letras nos hablan de algo que no es o que ni siquiera fue en su momento y nos sentimos aturdidos. Porque nunca olvidamos lo esencial aunque estaríamos mejor sin ello.

    Los versos muy bien improvisados, llenos para mí de añoranza y reproche. Y la prosa admirativa siempre hija de el amor fascinado.

    Sigo por aquí y cada vez me encuentro más cómodo. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Victor. Me alegra leer tu comentario, me alegra mucho que te sientas cómodo. Pasa cuando quieras por esta carretera secundaria.
      Sí, es hija del amor fascinado, esa prosa, inspirada en ese mismo, totalmente. Pero es pasado y siento ese placaje del tiempo.
      Un saludo

      Eliminar
  11. Pues que te dejase poco, pero yo aquí sólo leo ternura. Así que míralo con buenos "ojitos" y quédate con eso que es una infinitud.
    Ah, por cierto, también te ha dejado un poema. Más no se puede pedir de "una brisa pasajera".

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pido más, Trini, no guardo rencores, guardo recuerdos, muchos, buenos y malos.
      Gracias, gran consejo.
      Más abrazos

      Eliminar
  12. Por tus versos pasan la vida en un galope de sangre y sueños. Un placer leerlos. Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Funambulus. Gracias por leer.
      Salud! por supuesto, y más salud!!

      Eliminar
  13. Oh! Luis, seguro estuvo muy alagada cuando se lo mostraste, es una ternura cándida como la de los enamorados.

    y la improvisación te salió buena.

    Saludos grandotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que lo estuvo, Beatriz. Fueron días bonitos, y noches. Fueron especiales sin duda y este poema siempre me evocará aquellos ojitos chicos.
      SALUDos

      Eliminar
  14. El verdadero poeta siempre tiene una disculpa para escribir, de lo contrario sale a buscarla entre los callejones de la vida. Tus versos hablan de amor y de otras muchas cosas y lo hacen muy bien. Solo te recuerdo Luis lo que dice aquella cancion... Yo se que alguien va a cruzarse en tu camino...

    Un placer estar por aqui!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Gilberto... la vida es un pañuelo, todo es posible. Por suerte, la salud me acompaña en estos momentos y disfruto de sorpresas a menudo, algunas son puras coincidencias.
      Gracias por estas palabras tuyas. Vuelve cuando gustes.

      Eliminar
  15. Me ha gustado tanto tu blog que me he hecho seguidora...
    Tus versos son preciosos y es un placer seguirte.
    saludos viajeros,

    Trini.

    ResponderEliminar
  16. Muchas gracias, Trini. Acabo de visitar el tuyo y es todo un placer viajar. Ya ves que en mi blog, el viaje es más bien metáfora. Bienvenida a esta carretera secundaria.
    Saludos desde la ventanilla del coche, o a pie por el arcen, haciendo autoestop... o a caballo, o en moto...

    ResponderEliminar
  17. En vivo y en directo, si señor.
    Que bonita y elegante esta oda a aquellos ojitos chicos. De todos es sabido que hay amores que se quedan a vivir para siempre dentro de nosotros, agazapados como una fiera dormida, y de vez en cuando una brisa pasajero los despierta de su letargo y rugen, recordándonos que todavía duermen en el pecho.
    Me ha gustado, sureño.

    ResponderEliminar
  18. Gracias!!! Muchos besos, Ángela, y un muy fuerte abrazo. :)

    ResponderEliminar
  19. Sorry Luis a mí no me ha gustado esta entrada
    eso si, se nota que hay versos escritos con sentimiento
    eso se nota, ese desgarro
    pero en mi opinión, no veo más.


    Cielo intentando estar sereno
    cuando quedan 38 minutos para el partido.

    Un abrazo vaquero.

    ResponderEliminar
  20. La verdad es que no hay nada más, Cielo, versos improvisados y unas letras que escribí hace tiempo.
    Gracias por pasar. Creo, no me hagas mucho caso, que el Madrid tiene las de ganar en esta ocasión. Ya veremos...
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  21. ten un precioso inicio de semana
    muchas gracias por tu huella
    abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada, tus poemas son bonitos, es un placer.
      Buena semana!!

      Eliminar