jueves, 27 de septiembre de 2012

Una sonrisa final


 

     Cómo puedo escribir una montaña, una cesta o un beso en sus labios. No sé si siento, no sé si lloro, no sé escribir nuestro amor. Un paso lo es todo, es un elenco firmado por el instante. Tonto, débil soy. ¿Será que nunca aprende el pájaro a nadar?, ¿o serán sus artes de femme fatale? Tal vez sólo sea un sueño y yo un sudoroso varón, febril y angosto; estaño donde nadan patos. Esa es la clave, un ave palmípeda que nada, vuela y canta mal, que es torpe en la tierra. Sé que nunca volveré a lo que no he sido, y también sé que guardo una sonrisa final. Y ahora permitidme describir a la mujer: suave, lívida y rompedora. Llena a su paso la habitación del mundo entero que se concentra alrededor de sus excitantes contoneos y rápidas palabras. Fuerte, frágil, cierta… Guapa, dulce y salada, seda y leda. Alguna vez imaginé una piedra preciosa que escondía dentro algo más; no la  toques me dije a mí mismo, porque de lo contrario alguien saldrá herido. Y luego qué, me pregunto y no debiera. ¿Amor?, ¿felicidad? ¿Meta? En el fondo no quiero llegar a la meta, quiero seguir corriendo, y eso es muestra, elegante quizá, de que no soy un ganador. Tal vez en otra carrera…

     ¡Pero que nada enturbie la pasión! Eso no, no lo permitiría, y sé cuál pudiera ser el precio, aun no existiendo palabras para valorar un sentimiento tan puro y loco, tan incontrolable y ardiente. Pasión es el ánimo y el consuelo de quien se dirige, ciego de amor, al misterioso y oscuro devenir del deseo voraz. Pienso en todo esto y para no pensar más, sufriendo incertidumbres, escribo sin conseguir el objetivo. Yo lo que quiero es escribir una montaña, una cesta o un beso en sus labios, y al intentarlo, caigo burdo en lo siguiente: pelo suelto, tierra y abetos, cesta en mano, cuerpo de vértigo, belleza infinita en su mirada, en su boca, en sus piernas de otoño. Rompo mi contención, la deseo y se yergue mi falo, tambalean las letras. Si fueran palabras callarían fluyendo por dentro hasta llegar a ella sin salir. Si fueran el ruido en esa montaña, si fueran besos revolcados en la fronda las estrellas nos brindarían su luz.

 
 
 
     ... No sé cómo terminar esta reflexión. Creo que no puedo terminarla. De momento, estoy condenado a seguir pensando toda esta noche. Mi raciocinio lentamente pasará a ser sueño y dejaré la razón a un lado de la cama. Seguro despertaré con esa sonrisa final gastada un poco, la que hace unos segundos os dije que guardo. Creo que éste es un final aceptable.
 
 
 
 
 
 
(La imagen no es de mi autoría)

29 comentarios:

  1. cuando se piensa con la piel y las hormonas, todo se dispara y solo nos hace falta el instrumento amado y deseado para ejecutar la melodía que nos resulta

    buen texto Luis, a veces entre reflexionar más vale actuar
    ;)

    buen jueves-viernes, abrazos desde este Chile atardeciendo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Abrazos desde Córdoba la llana. Buen fin de semana para ti, Lichazul. Gracias, tienes razón con lo de actuar. :)

      Eliminar
    2. FELIZ FINDE!!!
      gracias por tu huella

      abrazoooo
      :D

      Eliminar
  2. Belleza en su mirada desde la tuya que con tus palabras nos has transmitido la pasión y el sentimiento hecho deseo y fuego, pero qué lujo es leerte, Luis.

    Un beso y mi admiración.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un besazo, María, muchas gracias. Tu comentario me alienta.

      Eliminar
  3. Bella reflexión, que acompaña a esta sonrisa final.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Luis, que nada enturbie la pasión que posa en tus escritos. Esta reflexión se hace necesaria y es un lujo que nos dejas haciéndonos partícipes de tu mundo más interior.
    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro abrazo hasta tu orilla, Mos. Es un placer recibirte. Gracias

      Eliminar
  5. El juego me ha parecido genial
    consigues con leves enjuagues bucales
    atrapar al lector
    si bien al inicio no encontré el hilo
    cosa que no es un reproche
    pasa, suele pasar y no es malo.

    Alcanzas Luis un gran resultado
    esto da para la introducción a una gran novela.


    Enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso sería un trabajo descomunal, Cielo. Una novela... y sin tiempo alguno, imposible. Gracias por tu positividad hacia estas letras mías, improvisadas. Tampoco yo encontré el hilo, de haberlo encontrado me hubiera puesto más pesado y habría escrito más.
      Un abrazo!

      Eliminar
  6. Consigues que nos enredemos con tus pensamientos, unos pasionales, otros frustrantes y con eso nos llevas hasta un rincón de tu cerebro haciéndonos partícipes de una noche de calentón de coco (y supongo que de algo más :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajajaj, buen comentario, Analogy. Gracias. Gasto mi sonrisa final un poquito más tras verte :)

      Eliminar
  7. Exacto,como dice Ana,nos enredamos en tus pensamientos.
    Te has ido definiendo como autor,y me gusta el proceso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Luna!! Me alegra verte comentar. Pongo una escalera hacia el cielo y te doy un beso, Luna

      Eliminar
  8. Inteligente texto para mantener muy atento al lector. Genial y de una originalidad suprema. Eres talentoso, amigo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Alma, es un placer recibirte.
      Otro abrazo bien grande

      Eliminar
  9. Al final el sueño es el que nos libera, el que pone el punto final a nuestras elucubraciones sin orden, a nuestras reflexiones agotadoras.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El sueño... sí, eso es, Trini, decía una canción, "todo se olvida al despertar".
      Muchas gracias por leer y aparecer.
      SALUDos

      Eliminar
  10. jaja Luis de mi vida, a esto yo lo llamo desvarío. Estas letras apasionadas a veces surgen en un momento en que la belleza es tan inmensa que uno no sabe cómo describirla, no encuentra las palabras.
    Los mejores escritos son estos, ¿sabes por qué? porque brotan imparables y tienes que darte muchísima prisa en atraparlos porque se escapan enseguida y uno escribe poseído de algo extraño. Es un momento de desconexión total, es un momento sólo tuyo. Increíble ¿verdad?
    Me ha gustado mucho, niño. Sigue escribiendo montañas, cestas y besos en esos labios, y que no te abandone nunca esta pasión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo grande como una de esas montañas, Ángela querida. Gracias por darme tu opinión, por tu ánimo también, y por estar, leer y ser tú.
      Mil besos robados

      Eliminar
  11. Cuando la mente desvaría aparecen escritos como este.
    Que atrapan desde el inicio y nos dejan con esa sonrisa final del alma en calma.
    Un gusto conocerte!!!
    Cariños...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El gusto es mío, Oriana. Gracias. Gracias por cruzar por esta carretera.
      Besos

      Eliminar
  12. Genial escrito querido amigo Luis, a mi me parece
    que no necesita un final pues deja un sabor a todo
    cual inmenso escenario natural donde viven los
    grandes sentimientos... los grandes desvaríos y
    las grandes pasiones... simplemente genial.

    Un abrazo queriod amigo.

    Ƹ̴Ӂ̴Ʒ....•¦♥¦•.....•¦♥¦•.....•¦♥¦•.....•¦♥¦•.... Ƹ̴Ӂ̴Ʒ

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo, Solina, todo un detalle el tuyo, muchas gracias por este comentario. :)

      Eliminar
  13. Gran escrito, me ha encantado y me ha dejado un buen rato pensativo despues de leerlo. Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rendan, gracias por leer y por dejar tu huella. Nos leemos, compañero. Un abrazo

      Eliminar